Los errores
no se niegan,
se asumen;
La tristeza no se llora,se supera
Y el amor no se grita,se demuestra.
Sé fuerte para que nadie,te derrote,
Sé noble para que nadie te humille,
Sé humilde para que nadie te ofenda
Y sigue siendo tú Para que nadie te olvide

jueves, 9 de marzo de 2017

La gratitud



La gratitud es buena cosa
es el vinculo para aferrase
a lo que tienes
cuando las fuerza se doblan

OTROS YOES


YO TENGO «OTROS YOES», VOCES QUE HABLABAN EN MI
Sin hablar de entidades o cosas por el estilo, admito es algo original, una rareza que niega ubicarse absolutamente tanto en el terreno de la invención como en el de la realidad. Quizá debiera ubicarla en una zona gris en el tránsito de un estado emocional real, la del espejo y otra realidad alternativa SUPEREGO. Lo cierto es que es algo más que un actor de ficción, es la vida donde me empeño, donde me supero pero desde una mirada empírica lisa y llana; en todo caso es algo que acontece en mi supervivencia, en cada amanecer, cada dolor se tiñe de tonalidad y la vida se torna de color

escultores de lo bello


La Real Academia precisa como feo aquello que carece de belleza tal como si la fealdad no conservará características propias o fuera un estado pasajero que desaparece al llegar la hermosura. 
Los artistas buscan la hermosura con la obsesión de los amantes insatisfechos; viven y crean vigilantes por conseguirla un su obra, indiferentes por las definiciones que se ensayan sobre lo bello. Diré que bella es la vida, el amor, la buena literatura y otros bienes de mi interés, pero me costará dar razones objetivas del porqué de esas reflexiones Yo me inclino a pensar que la limitación del sentimiento de lo bello está sometido al santiamén de la mirada, guiada por la sensibilidad individual que capta la belleza. No se discute acerca de una brisa primaveral, se fortalece cuando la encuentras
Necesitamos artistas, escultores de lo bello, no de lo que socialmente está establecido


sábado, 25 de febrero de 2017

Ya no es tu tiempo


Ya no es tu tiempo
Ya no te amo
ni te pretendo adorar
.
Cuando ambiciono volver
me contengo
.
T
u aliento es un hilito
tenue de aire evaporado
.

No puedes estar conmigo
y no soy capaz de ser yo
ni ver el abandono de los espejos
de los ojos que jamás contemplan
.
He pensado en cómo ser
sin disfrazarme
.

Ya no te escucho
,
no me defraudas
,
no vuelve al aire codiciado
de tus pulmones
.
Retratos imprecisos
de mi memoria enmudecida
.


memoria poniente



Cada día me sostengo
para no nombrarla
,
tartamudeo y luego pienso
tengo que clarificar lo que fue,
oírla y sentirla sin voz,
decía y no inspiraba
,
quebraba mi aura
con mentiras
y mi sangre con tormenta
”.
Escucho a mi memoria poniente
evocar  la sospecha de los mentirosos,
Dentro de m
i lucidez sabía que todo era cierto
y mis deseos precisaban
que nada fuera verdad
,
esa necesidad compulsiva
de tener varias mentiras                  
y que solo sea una más 
lapida el sentimiento.
A partir de ese momento
nada tuvo consistencia,
los pensamientos se tornaron agrios
en nudos de realidades alternativas.
Angustias y añoranzas
hurgando en el silencio
viendo como sangra el día


martes, 21 de febrero de 2017

Yo y mi subconsciente



Yo y mi subconsciente

Cada momento lucho 
contra el nerviosismo inocente 
que se ocultaba debajo del lecho 
y se exaspera cuando
tengo que vivir las horas

Ya no late el corazón
con polvo de cristal
ya no se inunda la sangre con puñales,
solo late y aguarda al olvido

Porque la conocí sin conocerla
en palacios imaginativos
como pasa con las cosas
prohibidas de la adolescencia

Y me inculpo
de las sensaciones ilusorias,
de mis hambres,
de todas las irrealidades
de hacer loza y venerarla

En la realidad la verdad
se produce por los deseos
más ocultos del inconsciente

Yo y el Rojo



Yo y el Rojo
pintura de Januz Miralles

Inició el alba de tonalidades rojas
el epígrafe, las ganas de vivir 
Como se abre la primavera
con cielos de azul sentimiento
verdes esperanzas
Brota la brisa violeta
entre los abrazos de color carne

Con el sol naciente, resurjo
Palpito, beso y rio
Con las ganas de las flores
de primaveras no nacidas, sangro
en mis poemas de cenizas
abocadas a labios de fuego
defectuosamente dolorosos

Con la inicio de la noche, soborno
a ese cielo que se pone rojo y brillante
cuando el sol pierde
luminosidad en el horizonte
y el ocaso triste perfila su propio color