Los errores
no se niegan,
se asumen;
La tristeza no se llora,se supera
Y el amor no se grita,se demuestra.
Sé fuerte para que nadie,te derrote,
Sé noble para que nadie te humille,
Sé humilde para que nadie te ofenda
Y sigue siendo tú Para que nadie te olvide

domingo, 20 de mayo de 2012

Porque el silencio y la paz estaban allí




Llovía una tarde de otoño  tomando café, fume compulsivamente, empecé hablar mucho, nerviosa ni casi recuerdo  el qué. Hablaba con la vista perdida en infinito, notaba mi cuerpo nervioso y mi corazón palpitaba.
 No había gente, la humedad, el frio ni lo notaba. Tenía miedo a tus ojos, perderme en tu mirada, esos grandes ojos que avistan dentro de mi, verdor en mi alma.
El chaparrón y frío nos obligaron a movernos, yo no quería, me asustaba que el momento se pasara, fuera un sueño y se esfumara.
 La lluvia caía pero yo no lo apreciaba, estaba ella, pegada a  mí.
 Otro lugar, otro entorno y te tuve delante. Fue el cielo, una nube dentro de una bola de cristal.
Intenté no mirarte demasiado, te tuve enfrente y fue el paraíso primaveral dentro de mi corazón, eres tan preciosa que pasaría el día diciendo “que hermosa eres, me hundo dentro de tus ojos y buceado en tu alma….y me encanta”.
Las horas fueron segundos y cada vez más embelesada, quiero volver a verte y reír. Hablar contigo, tenerte cerca, la primavera  me aisló del espacio, solo pude notar el momento que salir de mi y crear todo un universo para nosotras.
 El día cambio a la noche, porque el silencio y la paz estaban allí en un mundo paralelo, creado de sensaciones agradable.
 Y la noche se hizo noche y partiste, con un trozo de mi corazón te marchaste. Me sentí andando entre las nubes y la nostalgia, porque ya no estabas cerca de mí.
 lola


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada